martes, 21 mayo, 2024

Victoria conservadora en regulación de emisiones industriales

Lo más leído

Iain Gillen
Iain Gillen
Soy Iain Gillen, nacido en la pintoresca ciudad de Cody, Wyoming, pero he pasado gran parte de mi vida en la vibrante y política capital de los Estados Unidos, Washington D.C. Me enorgullezco de ser periodista e historiador especializado en política internacional y relaciones institucionales. Mi carrera me ha llevado a trabajar en prestigiosos periódicos estadounidenses y en estrecha colaboración con lobbis económicos y políticos de ideología republicana en Estados Unidos. Desde 2021, resido en España, donde he combinado mi trabajo con colaboraciones para el medio de comunicación digital de noticias y podcast Eco de Libertad. Soy miembro del Partido Republicano, un defensor apasionado de las ideas conservadoras y un crítico acérrimo de las políticas WOKE y demócratas que se están llevando a cabo en Estados Unidos y cómo afectan al resto del mundo. Mi español es bastante fluido, aunque considero lo escribo mejor que lo hablo. Actualmente, comparto mi tiempo entre las hermosas ciudades de Barcelona y Madrid, donde trabajo, pero siempre encuentro tiempo para escaparme a mi casa de verdad, en Denia, una joya de lugar.
  • La protección del sector agrícola priorizada

En un giro de eventos que ha sorprendido a muchos, el Parlamento Europeo ha decidido diluir las normas que se propusieron para la regulación de las emisiones provenientes de grandes instalaciones industriales. Este suceso ha marcado una clara victoria para los grupos de agricultores y sus aliados políticos conservadores y de derechas, como el Partido Popular Europeo (PPE), que ha liderado esfuerzos para suavizar la legislación verde clave.

El PPE ha conseguido colocarse en la posición de defensor de los intereses de los agricultores, una jugada estratégica que no pasará desapercibida de cara a las elecciones europeas del próximo año.

El eurodiputado del PPE, Benoît Lutgen, quien lideró la labor en el comité de agricultura, expresó su satisfacción tras la votación: «¡Por fin apoyo a los agricultores!». Esta declaración llega tras una lucha encarnizada sobre el número de granjas que deberían estar sujetas a las normas revisadas.

El ejecutivo de la UE había sugerido inicialmente en su propuesta ampliar el alcance de la Directiva de Emisiones Industriales para incluir más granjas comerciales, alineándose así con los objetivos del Green Deal. Sin embargo, la respuesta de la industria, los países miembros y el PPE fue de fuerte rechazo, argumentando que la propuesta sobrecargaría a las pequeñas y medianas granjas familiares.

«Las reglas se han mejorado dramáticamente», sentenció Peter Liese del PPE, reflejando el sentimiento de alivio entre aquellos que vieron la propuesta inicial como una amenaza innecesaria para los agricultores.

El revés de esta ley del Green Deal menos conocida se produce mientras la burbuja de la UE se inquieta por una próxima votación sobre los planes altamente discutidos para impulsar la restauración de la naturaleza. La postura de los legisladores del Parlamento de excluir por completo al ganado de las normas de emisiones industriales, refleja las tensiones que se están viviendo en torno a la propuesta de Ley de Restauración de la Naturaleza de la UE.

El descontento no se ha hecho esperar entre aquellos que abogan por una revisión ambiciosa. La legisladora verde Jutta Paulus advirtió: «Si continuamos de esta manera, no vamos a cumplir ninguno de nuestros objetivos climáticos».

A pesar de la controversia y la decepción de algunos, esta victoria es un recordatorio oportuno de que la política es un acto de equilibrio entre la protección del medio ambiente y la protección de los medios de vida.

- Publicidad-

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
spot_imgspot_img

Últimas noticias

spot_imgspot_img