martes, 21 mayo, 2024

Funcionarios tailandeses aclaran trato al Ex-PM Thaksin Shinawatra en prisión

Lo más leído

Ana Santos
Ana Santos
Soy Ana Santos, una periodista apasionada oriunda de Montevideo, Uruguay. Desde mis primeros días en la profesión, me dediqué a cubrir temas de política internacional, con especial interés en la región sudamericana. A lo largo de mi carrera, trabajé como corresponsal en Sudamérica para varios medios de comunicación de Estados Unidos, lo que me brindó una perspectiva única sobre las dinámicas políticas de la región. Mis años de experiencia me permitieron desarrollar una postura crítica hacia el Grupo de Puebla y mantener una mentalidad conservadora. Creo firmemente en la importancia de la objetividad y la integridad en el periodismo, así como en la necesidad de cuestionar y analizar los sucesos para mantener informado al público. En 2021, me mudé a Castellón, España, por amor, y fue entonces cuando encontré mi lugar en Eco de Libertad. Este medio me dio la oportunidad de seguir creciendo como periodista en España y de seguir compartiendo mi conocimiento y perspectiva con los lectores. Estoy comprometida con la búsqueda incansable de la verdad y con la responsabilidad de informar a nuestros lectores de manera precisa y justa. En Eco de Libertad, trabajaré con ahínco para llevarles las noticias más relevantes y las opiniones que ayuden a entender el mundo en el que vivimos.

El Departamento de Corrección de Tailandia declaró el martes que el ex Primer Ministro Thaksin Shinawatra, quien está cumpliendo una sentencia de prisión tras ser condenado por irregularidades durante su mandato, no debe ser llamado «recluso». La agencia sintió la necesidad de explicar que no está mostrando deferencia hacia el controvertido exlíder al referirse a él en público sin utilizar el término.

El departamento explicó que su práctica estándar es no llamar a los prisioneros «reclusos» en sus declaraciones públicas para evitar estigmatizarlos, y que el término solo se utiliza internamente entre sus funcionarios.

Esto responde a críticas que sugieren que Thaksin, un multimillonario populista y patrón no oficial del partido político que volvió al poder el año pasado, recibe un trato especial mientras cumple su condena en una habitación privada en un hospital estatal en lugar de una celda de prisión.

Thaksin, de 74 años, fue derrocado en un golpe militar en 2006 tras ser acusado de corrupción, abuso de poder y falta de respeto a la monarquía. Huyó al exilio en 2008 antes de un juicio por cargos de corrupción, declarando que estaba siendo procesado por razones políticas.

Regresó a Tailandia el año pasado y, tras ser recibido por sus seguidores en el aeropuerto de Bangkok, fue llevado inmediatamente a prisión para comenzar a cumplir una condena de ocho años por una serie de condenas.

Menos de un día después, fue trasladado de la prisión al Hospital General de la Policía. Funcionarios del Departamento de Correcciones dijeron que tenía presión arterial alta y oxígeno bajo, sufría de insomnio y sentía opresión en el pecho, y que los médicos recomendaron su traslado para evitar riesgos potencialmente mortales.

Su regreso a Tailandia coincidió con el mismo día en que el partido Pheu Thai, la última encarnación del partido que originalmente llevó al poder en 2001 y del cual se considera líder de facto, ganó una votación parlamentaria para formar un nuevo gobierno. El gobierno anterior estaba fuertemente influenciado por el ejército, que continuó su hostilidad hacia Thaksin y sus aliados mucho después de derrocarlo en 2006.

Aproximadamente una semana después del regreso de Thaksin, el Rey Maha Vajiralongkorn redujo su sentencia de ocho años a un solo año. Thaksin podrá solicitar libertad condicional después de cumplir un tercio de su sentencia modificada, o cuatro meses.

Thaksin fue teniente coronel de policía antes de convertirse en un exitoso empresario de telecomunicaciones. El Departamento de Correcciones y el hospital han declinado revelar en detalle por qué se está tratando a Thaksin, citando su derecho a la privacidad, aunque funcionarios han dicho que se ha sometido a cirugía dos veces.

Su hija, Paetongtarn Shinawatra, quien ahora dirige el partido Pheu Thai y es vista como la heredera aparente de sus ambiciones políticas, ha dicho que sufrió complicaciones después de contraer el coronavirus en 2020, y que está más preocupada por una condición cardíaca.

- Publicidad-

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
spot_imgspot_img

Últimas noticias

spot_imgspot_img