miércoles, 22 mayo, 2024

China, la guerra fría en el Ártico y una amenaza global para la paz

Lo más leído

Carmen Martínez
Carmen Martínez
Soy Carmen Martínez, periodista y redactora en Eco de Libertad, un medio de comunicación digital y podcast que defiende ideales conservadores en la Comunidad Valenciana y cubre noticias de relevancia nacional e internacional. Con más de 5 años de experiencia en el mundo del periodismo, he trabajado principalmente en medios digitales en la Comunidad de Madrid y he colaborado en revistas digitales, escribiendo sobre temas sociales y económicos. Hace un año decidí mudarme a Valencia, donde continúo ejerciendo mi pasión por el periodismo y contribuyendo al crecimiento de Eco de Libertad que quiere convertirse en un medio influyente y respetado en la región.

En lo más profundo de las gélidas latitudes del Ártico, se cocina un enfrentamiento bélico de proporciones insospechadas. China, bajo la dirección de Xi Jinping, asoma su sombra poderosa en esta desolada pero estratégica región, desplegando un peligroso dispositivo de escucha submarina que amenaza la estabilidad global y la hegemonía de Occidente.

Tal como informó el South China Morning Post, el Instituto de Investigación Polar de China, un organismo gubernamental con sede en Shanghai, confirma que China ha culminado pruebas de campo y evaluación de un «dispositivo de escucha submarina» que se desplegará a gran escala en el Océano Ártico. Este suceso, de apariencia inofensiva, es en realidad un grito de guerra, un desafío abierto hacia las potencias de Occidente, especialmente Estados Unidos y Canadá.

El pasado 9 de agosto de 2021, China instaló, sobre hielo flotante en el Ártico, el «sistema de boyas de vigilancia acústica de la superficie subglacial polar de poca profundidad», un sofisticado mecanismo que permitirá recolectar información transmitida a satélites chinos. Su finalidad: «comunicación subglacial, navegación y posicionamiento, detección de objetivos y reconstrucción de parámetros medioambientales marinos».

Pero no nos engañemos, estos dispositivos son evidentes herramientas de guerra, piezas esenciales en la construcción de la Red de vigilancia medioambiental del Océano Ártico. Aun así, China argumenta que nunca había desplegado un dispositivo de escucha en la región. Pierre LeBlanc, ex comandante de las fuerzas armadas canadienses en el Ártico, es tajante al respecto, la militarización del Ártico por parte de China es un hecho palpable.

Charles Burton, del Instituto Macdonald-Laurier, subraya: «La intención de China de dominar la región ártica de Norteamérica es cada vez más prioritaria para el régimen de Xi Jinping». China ha ido sembrando las bases para la militarización del territorio septentrional, y de las rutas marítimas críticas del Ártico, un terreno vital y, lamentablemente, indefenso.

China, a diferencia de Estados Unidos y Rusia, antiguas potencias nucleares del Ártico, ha desestabilizado el equilibrio de poder en la región. James Fanell, del Centro de Política de Seguridad de Ginebra, argumenta que «Pekín cree arrogantemente que merece un lugar en el Consejo Ártico para ‘llevar la voz cantante’ y ampliar la influencia china». Todo esto, en una región donde ningún territorio chino tiene presencia legítima.

El Ártico, región con temperaturas gélidas, se ha convertido en un tema candente a nivel geopolítico. Y es que China conoce bien el valor del Ártico: el derretimiento del hielo a causa del calentamiento global abre rutas más cortas para buques y facilita perforaciones y minería. El Ártico, para China, es un dominio militar primordial.

La generosa política de «compromiso» de Estados Unidos con China ha dado lugar a que este país obtenga el estatus de observador en el Consejo Ártico, algo que resulta inaceptable y preocupante. Es vital que Washington se oponga a las iniciativas chinas, como, por supuesto, debería hacer.

El hecho de que China ya cuente con dos estaciones permanentes de investigación en el Ártico, una en Noruega y otra en Islandia, es también alarmante. A estos hechos hay que sumarle que China no solo presiona a Estados Unidos y Canadá desde el norte, sino que también está estableciendo bases militares en Sudamérica y el Caribe e infiltrando saboteadores a través de la frontera con México. Un desafío desbordante que revela una China amenazadora en todas partes del hemisferio occidental.

Estamos frente a un escenario complejo y sombrío, donde el principio de la unidad de los pueblos y las naciones, uno de los valores que siempre he defendido, se ve amenazado. La sombra de una nueva Guerra Fría, esta vez en el Ártico, amenaza la paz global. La estrategia de China, encubierta y decidida, pone en jaque el equilibrio geopolítico.

- Publicidad-

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
spot_imgspot_img

Últimas noticias

spot_imgspot_img