sábado, 18 mayo, 2024

‘El modelo ruso’ para la guerra en Ucrania a costa de soldados ‘desechables’

Lo más leído

Iain Gillen
Iain Gillen
Soy Iain Gillen, nacido en la pintoresca ciudad de Cody, Wyoming, pero he pasado gran parte de mi vida en la vibrante y política capital de los Estados Unidos, Washington D.C. Me enorgullezco de ser periodista e historiador especializado en política internacional y relaciones institucionales. Mi carrera me ha llevado a trabajar en prestigiosos periódicos estadounidenses y en estrecha colaboración con lobbis económicos y políticos de ideología republicana en Estados Unidos. Desde 2021, resido en España, donde he combinado mi trabajo con colaboraciones para el medio de comunicación digital de noticias y podcast Eco de Libertad. Soy miembro del Partido Republicano, un defensor apasionado de las ideas conservadoras y un crítico acérrimo de las políticas WOKE y demócratas que se están llevando a cabo en Estados Unidos y cómo afectan al resto del mundo. Mi español es bastante fluido, aunque considero lo escribo mejor que lo hablo. Actualmente, comparto mi tiempo entre las hermosas ciudades de Barcelona y Madrid, donde trabajo, pero siempre encuentro tiempo para escaparme a mi casa de verdad, en Denia, una joya de lugar.

La escalada de la guerra entre Rusia y Ucrania implica un modelo con grandes cantidades de vidas “desechables”, según ha manifestado el Profesor Asociado del ANU Matthew Sussex.
«El modelo Ruso se apoya en una gran cantidad de personas desechables que pierden la vida en la guerra por defender las, siendo francos, limitadas ganancias que Rusia ha logrado desde febrero del año pasado en Ucrania”, ha declarado recientemente a Sky News Australia. “Y ahora, cuando el reclutamiento sigue aumentando, el tipo de personas que habrán de servir en la guerra serán aquellas con influencia y poder.”

Se ha informado también de un reclutamiento masivo de tropas desde el año pasado, con el objetivo de compensar a los soldados muertos y heridos desde que se iniciaron los combates en 2014 y en los otros tres años siguientes. Se calcula que entre 400 y 4.000 personas han perdido la vida a raíz de los enfrentamientos entre ambos países.

El Instituto Internacional para la Paz de Estocolmo (SIPRI) ha señalado que el número de soldados rusos presentes en Ucrania es difícil de evaluar por la ausencia de informes del gobierno. A finales de enero, el Centro de Documentación en Derechos Humanos estimaba entre 30.000 y 40.000 las tropas de Rusia en la península de Crimea, que anexó en 2014.

Esto se añade a la gran cantidad de víctimas civiles, cercanas a los 75.000 según Unicef. Los informes enviados tanto por UNAIDS como Unicef a finales del año pasado conectan el aumento de enfermedades del sistema respiratorio al 21% en Ucrania con la proximidad de los conflictos armados.

En los dos últimos años, parece que las hostilidades entre los dos países no han remitido. La situación humanitaria empeora cada vez más, con la población local de Ucrania sufriendo los terribles efectos de la guerra.

Así es que, mientras el conflicto continúa, la devastación que provoca el modelo de Rusia parece no tener fin.

- Publicidad-

Noticias relacionadas

- Publicidad -
spot_imgspot_img

Últimas noticias

spot_imgspot_img