sábado, 18 mayo, 2024

La Guerra de Putin en Ucrania: ¿Por qué América Latina todavía no la condena?

Lo más leído

Ana Santos
Ana Santos
Soy Ana Santos, una periodista apasionada oriunda de Montevideo, Uruguay. Desde mis primeros días en la profesión, me dediqué a cubrir temas de política internacional, con especial interés en la región sudamericana. A lo largo de mi carrera, trabajé como corresponsal en Sudamérica para varios medios de comunicación de Estados Unidos, lo que me brindó una perspectiva única sobre las dinámicas políticas de la región. Mis años de experiencia me permitieron desarrollar una postura crítica hacia el Grupo de Puebla y mantener una mentalidad conservadora. Creo firmemente en la importancia de la objetividad y la integridad en el periodismo, así como en la necesidad de cuestionar y analizar los sucesos para mantener informado al público. En 2021, me mudé a Castellón, España, por amor, y fue entonces cuando encontré mi lugar en Eco de Libertad. Este medio me dio la oportunidad de seguir creciendo como periodista en España y de seguir compartiendo mi conocimiento y perspectiva con los lectores. Estoy comprometida con la búsqueda incansable de la verdad y con la responsabilidad de informar a nuestros lectores de manera precisa y justa. En Eco de Libertad, trabajaré con ahínco para llevarles las noticias más relevantes y las opiniones que ayuden a entender el mundo en el que vivimos.

Como quien abre un viejo libro y es sorprendido por un olor familiar, los ecos de la historia colonial regresaron para asombrar a los líderes europeos y latinoamericanos en su cumbre en Bruselas. Un espejismo de siglos de dominio europeo, esclavitud y explotación económica se reflejó en los ojos de los invitados, mientras los anfitriones lidiaban con un conflicto mucho más contemporáneo: la guerra de Rusia en Ucrania.

La disonancia en las perspectivas resultó tan profunda que ambas partes lucharon por encontrar un terreno común en su primer cumbre en ocho años. Más aún, se esforzaron por encontrar palabras para condenar la guerra de agresión de Rusia en su comunicado final. El primer ministro letón, Krišjānis Kariņš, no dudó en llamar a este conflicto «una guerra de colonización», en la que una antigua metrópoli intenta recuperar su antigua colonia.

Pero a pesar de la retórica pre-cumbre que destacaba los valores compartidos entre los dos continentes, los líderes de la UE lucharon por persuadir a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que incluye a tradicionales aliados de Moscú como Nicaragua, Cuba y Venezuela, para condenar claramente la guerra de Rusia.

Con el trasfondo de esta tensión histórica y contemporánea, España, que actualmente preside el Consejo de la UE, no puede evitar mirar hacia América Latina, resaltando los estrechos lazos culturales y lingüísticos entre los dos. Sin embargo, estos vínculos nos recuerdan la historia colonial de España y Europa.

Los líderes europeos, con la esperanza de aliviar las tensiones geopolíticas, recibieron a sus homólogos latinoamericanos con una consigna clara: definir las relaciones hoy significa abordar y rectificar las injusticias pasadas, especialmente a medida que la UE mira una vez más hacia la región rica en recursos para alimentar su transición ecológica.

Ralph Gonsalves, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, una pequeña isla que lidera el grupo de 33 naciones, instó a las discusiones sobre reparaciones económicas por la colonización y la esclavitud. Gonsalves sostuvo que los recursos obtenidos a través del comercio de esclavos y la esclavitud ayudaron a alimentar la revolución industrial que cimentó gran parte de la riqueza de Europa Occidental.

Las tensiones comerciales también están en el centro de las negociaciones entre la UE y el Mercosur, que agrupa a cuatro de las grandes economías de América Latina. La Comisión Europea expresó su ambición de concluir un acuerdo a más tardar a finales de este año.

La UE, que busca potenciar sus metas climáticas, depende cada vez más de la región rica en recursos de América Latina. Brasil es el mayor exportador de materias primas estratégicas a la UE por volumen, mientras que el «triángulo del litio», que abarca Chile, Argentina y Bolivia, alberga aproximadamente la mitad de las reservas mundiales de litio.

Pero la nueva demanda de la UE por esos metales y minerales evoca oscuras memorias de conquistadores españoles que se propusieron dominar grandes partes de América del Sur en nombre de Dios, la gloria y, sobre todo, el oro.

Al margen de esto, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el lunes que Bruselas inyectará más de €45 mil millones en la región a través de su programa Global Gateway, una iniciativa que se centrará en proyectos de infraestructura que, al menos en parte, beneficiarán también al sector privado de la UE.

El presidente argentino, Alberto Fernández, expresó después de la cumbre: «Fueron necesarios cinco siglos, pero lo logramos – digo esto medio en broma, pero al fin hemos tenido éxito». Esta frase resume un sentimiento compartido por muchos líderes de América Latina en esta cumbre.

- Publicidad-

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
spot_imgspot_img

Últimas noticias

spot_imgspot_img