martes, 21 mayo, 2024

«EE. UU. prepara su estrategia de contención frente a China para disuadir, tranquilizar y competir: ¿Ganará la partida?»

Lo más leído

Ana Santos
Ana Santos
Soy Ana Santos, una periodista apasionada oriunda de Montevideo, Uruguay. Desde mis primeros días en la profesión, me dediqué a cubrir temas de política internacional, con especial interés en la región sudamericana. A lo largo de mi carrera, trabajé como corresponsal en Sudamérica para varios medios de comunicación de Estados Unidos, lo que me brindó una perspectiva única sobre las dinámicas políticas de la región. Mis años de experiencia me permitieron desarrollar una postura crítica hacia el Grupo de Puebla y mantener una mentalidad conservadora. Creo firmemente en la importancia de la objetividad y la integridad en el periodismo, así como en la necesidad de cuestionar y analizar los sucesos para mantener informado al público. En 2021, me mudé a Castellón, España, por amor, y fue entonces cuando encontré mi lugar en Eco de Libertad. Este medio me dio la oportunidad de seguir creciendo como periodista en España y de seguir compartiendo mi conocimiento y perspectiva con los lectores. Estoy comprometida con la búsqueda incansable de la verdad y con la responsabilidad de informar a nuestros lectores de manera precisa y justa. En Eco de Libertad, trabajaré con ahínco para llevarles las noticias más relevantes y las opiniones que ayuden a entender el mundo en el que vivimos.

Las tensiones entre Estados Unidos y China están creciendo. China ha llevado a cabo el mayor plan de despliegue de misiles nucleares desde los años cincuenta, una situación que obligó a Estados Unidos a preparar una estrategia de contención. Según declara Richard Haass, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores de EE. UU., Washington pretende «disuadir a China, con el fin de tranquilizar el creciente enfrentamiento y competir por influencia».

Washington busca gestionar un futuro de baja tensión entre ambos países, aunque el Gobierno estadounidense tampoco descarta el concepto de «contención», como en la Guerra Fría. Haass señala que el régimen de Pekín no siempre ha actuado de manera congruente con sus promesas.

La responsabilidad de mantener un equilibrio de fuerzas descansa pesadamente sobre EE. UU. Ahora, el objetivo clave es ver si Washington puede lograr un equilibrio entre disuadir, tranquilizar y competir con China, lo suficiente como para alcanzar una victoria. China, por su lado, también deberá jugar su parte si quiere convencer a Washington de que se comprometan a llevar las relaciones entre ambos países hacia una dirección positiva.

- Publicidad-

Noticias relacionadas

- Publicidad -
spot_imgspot_img

Últimas noticias

spot_imgspot_img