sábado, 18 mayo, 2024

Puntos violeta: el último recurso para combatir la violencia machista o una simple performance mediática

Lo más leído

David González
David González
Nacido en Madrid, pero criado en las soleadas costas de Benidorm, soy David González, un experimentado periodista y redactor en Eco de Libertad, el medio de comunicación digital y podcast conservador enfocado en la Comunidad Valenciana y con un alcance nacional e internacional. Con años de experiencia en medios importantes de comunicación españoles y revistas digitales, he perfeccionado mi estilo de escritura, utilizando la ironía como herramienta para comunicar mis ideas y opiniones. Apasionado por la economía, los negocios y las políticas de generación de empleo, abogo por un enfoque liberal en lo económico, creyendo en la capacidad de las empresas y el mercado para impulsar el crecimiento y la prosperidad. Sin embargo, en otros temas, me inclino por valores más tradicionales y conservadores, lo que refleja la filosofía general de Eco de Libertad. A lo largo de mi carrera, he cubierto una amplia gama de temas y eventos, desde debates económicos y políticos hasta acontecimientos de relevancia internacional. Estoy comprometido con informar a nuestros lectores de manera precisa y responsable, siempre ofreciendo una perspectiva fresca y única.

En un intento por demostrar su compromiso en la lucha contra las violencias machistas, la Subdelegación del Gobierno de Alicante ha decidido instalar dos puntos violeta en la romería de la Santa Faz, donde se espera que alrededor de 300.000 personas se congreguen mañana jueves, 20 de abril.

Araceli Poblador, subdelegada del Gobierno, nos cuenta con orgullo que la Subdelegación ha asumido la responsabilidad de instalar estos puntos violeta porque, según sus palabras, «son prioritarios para la seguridad de la Romería». ¿Será esta iniciativa realmente efectiva o simplemente una performance mediática para lavar la cara a un Gobierno que no ha hecho lo suficiente para combatir la violencia de género?

Dos carpas de 3×3 metros, con psicólogas y técnicas en integración social, así como voluntarios de Cruz Roja Juventud, estarán presentes en estos puntos violeta para brindar información sobre cómo actuar ante un caso de violencia machista. Pero, ¿es esto suficiente? ¿No sería mejor invertir en medidas más efectivas que prevengan estas situaciones en lugar de estar siempre en modo reacción?

Aunque el objetivo de estos puntos es involucrar a la sociedad en la lucha contra la violencia machista, uno no puede evitar preguntarse si este es solo un intento de aparentar compromiso en lugar de abordar realmente la raíz del problema. En lugar de centrarse en medidas puntuales, como estos puntos violeta, deberíamos preguntarnos por qué seguimos lidiando con este problema en pleno siglo XXI y exigir acciones concretas y contundentes por parte de nuestras autoridades.

En resumen, mientras los puntos violeta puedan parecer un buen gesto por parte de la Subdelegación del Gobierno, quizás deberíamos preguntarnos si son realmente efectivos o si simplemente se trata de una maniobra de distracción que nos aleja de soluciones más sustanciales y duraderas. Porque, como bien sabemos, el problema de la violencia machista no se solucionará con carpas y folletos, sino con un cambio real y profundo en nuestra sociedad y en nuestra forma de abordar este problema.

- Publicidad-

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
spot_imgspot_img

Últimas noticias

spot_imgspot_img